¿Y qué hacemos, después, con los datos? Iniciación al Big Data

Que nadamos en un mundo de información nadie lo niega, que muchos de nosotros nos agobiamos por todo lo que “existe por ahí” es igualmente cierto; pero también lo es el que o se genera mucho ruido, mucha información inválida, incierta, dudosa, cuando menos, o el que no podemos manejar la que sí es buena.
Alejandro Asúnsolo. @content_mk

 Fuente: rutgers.edu


Fuente: rutgers.edu

Sí, es otro de esos conceptos habituales en los posts, tuits, y artículos de actualidad. Y como todos los conceptos, o casi, es algo que existe desde hace tiempo, pero que se va configurando y adaptando a la nueva realidad. Lo que confiere al Big Data ese carácter un tanto más especial en los tiempos que corren es que se presenta como eso que todos entendemos que es necesario pero que muy pocos saben cómo y qué hacer al respecto. Es el mal del siglo XXI: saber que lo estás haciendo mal pero seguir porque no puedes pararte a pensarlo demasiado.

¿Qué es el Big Data?

Muchas cosas, pero, para que nos entendamos, el Big Data es cuando pasamos de pensar que nuestra información se puede almacenar en una base de datos convencional a darnos cuenta de que ya no es suficiente y, por lo tanto, de que necesitamos recursos, metodología, software, hardware y unas cuantas cosas más para poder ver la luz entre toda la información que recibimos, percibimos, intuimos y aun desconocemos de nuestro entorno.

Gobiernos, instituciones científicas y múltiples jugadores hace tiempo que dedican grandes recursos al correcto manejo de toda su información. El mismo Obama se benefició de ello para su reelección.

En el caso de las empresas, el Big Data aparece cuando realmente pasas de considerar un inventario o referencial de tus productos a contemplar que la información que manejas incluye, además, la información de tu CRM, de tu línea de logística, de tus interacciones en el Social Media, de tus campañas de Marketing de Contenidos, de tu club de fidelización, de los imputs de los medios tradicionales…, y así hasta algo tan grande que se convierte en… big.

El Big Data existe, como decíamos, desde hace mucho más tiempo que su nombre, pero la tecnología actual hace que sea un must en el mundo de las grandes empresas, ni qué decir tienen las que se dedican al e-commerce o se presentan como compañías omnicanal. Pero no es una cuestión de empresas. Gobiernos, instituciones científicas y múltiples jugadores hace tiempo que dedican grandes recursos al correcto manejo de toda su información. El mismo Obama se benefició de ello para su reelección.

McKinsey hablaba de que una empresa de retail podría aumentar sus márgenes operacionales gracias al Big Data en un 60%.

Por tanto, el Big Data es mucho más que software: es planificación, es conocimiento, es hardware (ojo al almacenamiento del que hablaré más abajo), son recursos y perfiles dedicados, es investigación y desarrollo, es consideraciones jurídicas y legales, es tiempo, tiempo y tiempo. Y eso es dinero, dinero y dinero. No pienso caer en el absurdo de discutir si es inversión o gasto. Si consideras lo segundo, no sigas leyendo

Tendrás que decidir qué información quieres frente a otra, priorizar tus necesidades de información, secuenciar tus consultas a esa información en función de los recursos disponibles.

Algo ha de haber cuando empresas como Oracle, Microsoft, SAP, HP, Dell estén invirtiendo cientos de millones en recursos e investigación del Big Data, y muy valiosos y numerosos son ya los head hunters desesperados por encontrar perfiles que tengan un nivel suficiente para abordar la responsabilidad del manejo de los grandes datos de una compañía.

Algunos detalles más:

  • Hace mucho más transparente y clara la información que se almacena. Ordena, clarifica, administra. Es, sin duda, uno de los valores más importantes de la compañía del presente.
  • Permite ampliar el ciclo de vida de la información con nuevas variables antes no conocidas o incluidas, maneja los elementos transaccionales.
  • Gracias a la información que se almacena y que maneja permite tomar decisiones de negocio mucho más cercanas a la realidad de los clientes.
  • La digitalización actual fortalece el “just in time” de la información, y, por tanto, de la reacción de las empresas ante lo que está sucediendo.
  • Es y será un elemento diferenciador frente a la competencia. La empresa que sepa manejar correctamente la ingente cantidad de información que existe estará muy por delante de la que se ha quedado con el concepto de Bussiness Intelligence o con la personalización de los mensajes.
  • Es una ventana al futuro. Los complejos y mejorados sistemas de medición de variables y estudios de comportamiento son ingredientes de un Big Data que permitirá adelantar posibles necesidades de negocio, posibles desviaciones de lo estimado y, como decía antes, acertar en la toma de decisiones.

Qué es “también” el Big Data

Pero hay algunos básicos que no podemos olvidar. Está claro que lo fácil es entender que un buen manejo de la información es útil, claro, pero considera como mínimo los siguientes elementos:

  • El Big Data también es almacenar muchas interferencias, muchos datos incomprensibles, o puestos en positivo, tanta información que tendrás que decidir cuál quieres frente a otra, priorizar tus necesidades de información, secuenciar tus consultas a esa información en función de los recursos disponibles. Hablé antes de planificación. Pues eso.
  • Es un entorno global, no solo refiere a la información de uno de los elementos que vas a considerar. Has de considerar cada elemento de la cadena de tus datos como una pieza en absoluto independiente del resto. Una incidencia recogida en la cadena de suministro ha de incidir en tu información del call center, una queja en Facebook ha de tener un impacto directo en tu base de datos de clientes, o una mejora en los procesos de gestión de las cajas ha de verse reflejada y medida en tu sistema de información. Y puedes estar manejando variables que tienen cadencias distintas, modelos de comportamiento distinto. Es ciencia, no lo dudes.

Current supply chain management must be concerned with multi-dimensional data that includes temporal and geospatial elements. Examples of temporal data are the acquisition of data from sources such as the Internet, speech and video data, real-time imaging from satellites, and ground-based sensors. Such inputs can be difficult to analyze because the different sources that comprise the data stream have different latencies. Moreover, the amount of temporal data is growing exponentially. Geospatial data, on the other hand, tracks location, whether that of a storm, a car, or a tornado that may render impassible to your trucks certain highways, thus demanding quick redirection to avoid time lost and equipment damage. For shippers, for example, both elements come into play: it is useful to know the location of ships, containers, and even packages in real time and/or two days prior in order to see if interim movement in is unusual and requires action. Coupled with temporal data, a logistics analyst can make informed decisions as events in his supply chain unfold.

Five Steps To Master Big Data and Predictive Analytics in 2014. Forbes.

  • Los datos son sensibles. Quién va a tener acceso, qué datos estás almacenando y dónde, qué usos vas a dar. Son básicos de cualquier entorno de manejo de información más o menos delicada, pero si hablamos de un Big Data has de plantearte que hablamos igualmente de una big sensibilidad. Asegura bien este asunto si no quieres que a medio plazo tengas que superar una auditoría que probablemente te dará muchos problemas
  • El saber sí ocupa lugar. Y mucho. Uno de los problemas actuales es, sin duda, el que refiere al almacenamiento de los datos. Wallmart maneja 1.000.000 de transacciones de sus clientes cada hora, o Facebook, que tiene más de 50 billones (americanos) de imágenes. Se considera que las empresas duplican su información en 1,2 años. Y dónde metemos todo esto. Hay buenas soluciones en el mercado, pero cuestan y merece lo que cuestan, ¿o te vas a poner tonto con las copias de seguridad?
  • No es lugar para novatos. No dejes el Big data en manos de quien no sabe, y que sepa mucho. Los perfiles necesarios han de ser multidisciplinares, especialistas y deben conocer muy bien los entramados de tus modelos de negocio. Hay necesidades de conocimientos técnicos y de negocio, normalmente necesitarás un equipo bastante completo de personas que dediquen todo su tiempo a mejorar los sistemas de almacenamiento, procesamiento, análisis, depuración y desarrollo.
  • Tener muchos datos sin inteligencia es lo mismo que no tenerlos. Otro de los grandes errores es entrar en el mundo del Big Data para luego no tener recursos, tiempo o sencillamente sensibilidad empresarial como para no utilizarlos, y para utilizarlos bien, tendrás que pasar del Big Data al Smart Data, cosa nada fácil si no se sabe hacer.

Como verás, es un tema del que no se puede prescindir, pero del que tampoco se puede pensar que es sencillo, fácil y solucionable con un buen software, por muy buena que sea la empresa que nos lo quiera vender.

Anuncios

3 pensamientos en “¿Y qué hacemos, después, con los datos? Iniciación al Big Data

  1. Pingback: Falsos seguidores: Llena tu tienda de gente que nunca te comprará ni hablará de ti. | Marketing de Contenidos

  2. Pingback: ¿Por qué Clooney nos explica la compra de Whatsapp? | Marketing de Contenidos

  3. Pingback: Cinco preguntas para buscar y para ser encontrado | Marketing de Contenidos

Deja un comentario. Agradecemos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s