¿Y cómo clasifico yo ahora los contenidos?

Cualquiera que haya emprendido una gestión de contenidos, a poco que crezca o sea ambiciosa, se ha encontrado tarde o temprano con la necesidad de clasificarlos, ubicarlos, documentarlos, gestionarlos… y todos los verbos que se nos ocurran. Si no lo haces a tiempo, te aseguramos un buen dolor de cabeza o un desastre de consecuencias dramáticas.
Alejandro Asúnsolo. @webcontentmk

http://www.gravitatedesign.com/content-marketing/

Ejemplo de clasificación de contenidos en matriz (http://www.gravitatedesign.com/content-marketing/)

Es cuando empieza la trastienda de la gestión del contenido. Es cuando hay que empezar a manejar otros términos, como los metadatos, las etiquetas, y, en definitiva, los elementos que nos ayudaran a una tarea que, de no hacerla, convertirá nuestra estrategia de Marketing de Contenidos en un fracaso o una anarquía de una magnitud proporcional a la ambición que tengamos. Piensa en grande y a largo plazo, si no estás en eso, no llegarás lejos ni durarás un largo plazo.

Empieza con tres pasos básicos

Existen muchos elementos a los que te tienes que enfrentar. Está claro que cualquier clasificación o arquitectura lógica de gestión de unidades (da igual las unidades) tiene tres componentes iniciales con las que debes empezar.

  1. Define y declara en primer lugar cuál es la unidad mínima de clasificación de tus elementos. Me explico: todo es subdivisible, y podrías volverte loco a la hora de decidir si lo que estás manejando es un tipo, un subtipo, o un subtipo del subtipo. Piensa en la biología, si fuéramos descendiendo en los elementos a considerar, podríamos decidir que la unidad mínima es la célula, y de ahí ponte a clasificar a los seres vivos. Complicado. Decide cuál es tu unidad de contenido mínima, como por ejemplo el elemento indivisible que vas a convertir en destino de un enlace o comunicación. Piensa que, después, empezará todo a complicarse, como por ejemplo un artículo que decides subdividir en varias piezas para un diccionario o un glosario… ¿cuál es entonces la unidad mínima? ¿Cómo vas a saber que uno depende de otro? ¿Cómo te vas a organizar?
  2. Decide y define los atributos que van a ser los que te permitan establecer diferentes arquitecturas y clasificaciones de tus unidades de contenido. Por ejemplo: por tipos: video, artículo, reportaje; por formatos: jpeg, avi, html; por destinatarios: targets de audiencia; por campañas: verano, día del padre, campaña masiva, local…

    tiposdecontenidos

  3. Prioriza. Este punto es muchas veces la clave. Para priorizar debes tener en cuenta tu plan de contenidos global, y distintos factores del mismo. No es lo mismo si te encuentras en la digitalización de una enorme mediateca, que en la producción masiva de contenidos para una revista, que en la clasificación de los productos de una tienda online. Sentido común y ensayo-error. Al final te darás cuenta por ti mismo que si tu opción no es la adecuada tu clasificación de atributos y unidades de contenido es enormemente desproporcionada, si es así, estás equivocado en uno de los tres pasos que estamos comentando.

Etiqueta

No es sencillo. Una vez planificada la estructura de clasificación y la jerarquía de los elementos, empieza la labor de “tagear” o en castellano etiquetar esas unidades de contenido. Ello te va a permitir trabajar desde una herramienta de gestión de contenidos, ya sea un CMS, como una mediateca, como cualquier gestor del mercado. La labor de etiquetado es compleja, más de lo que parece, porque en algunos casos nos pasamos y sobre etiquetamos las unidades que pretendemos controlar, consiguiendo el fin contrario que pretendíamos, y en otros no lo haremos con suficiente calidad, por lo que perderemos en el camino muchos elementos que, por un mal etiquetado, puede que produzcamos de nuevo.

El etiquetado te permitirá:

  • Controlar la cantidad de contenidos que tienes por cada uno de los atributos mencionados
  • Hacer auditorías de contenidos, buscando su ROI y su eficacia en el medio
  • Prever con calidad futuras producciones y reaprovechar las realizadas
  • Aumentar la curación de tus contenidos con mucho más acierto. (lee nuestro artículo sobre la curación de contenidos)
  • Trabajar con nubes de tags visuales para presentar planes de mejora
  • Mejorar la búsqueda de los contenidos, ya sea en interno como en externo.
  • Aumentar la eficacia de tus campañas de SEM y tu SEO.
El etiquetado puede ser manual, seguro pero en producciones masivas poco eficaz y muy improductivo, o automático, utilizando herramientas de gestión de contenidos que clasificarán en función a elementos que tú determines: título, nombre de archivo, contenido (poco recomendable) autor…
Te dejo un par de artículos para que tengas más información:

Content Tagging: Why, What, How?!

5 Key Units of Expertise: On the Classification of Expertise Structures for Content Marketers

Anuncios

Un pensamiento en “¿Y cómo clasifico yo ahora los contenidos?

  1. Pingback: Quien tiene un calendario editorial no tiene un tesoro (ni una estrategia) | Marketing de Contenidos

Deja un comentario. Agradecemos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s